Electrolitos, ¿qué son y para qué sirven?

Los electrolitos son sustancias esenciales para poder mantener ciertas funciones vitales como la conductividad eléctrica. Los electrolitos más importantes son el sodio, el potasio y el cloro.

Seguro que te suenan familiares ya que muchas etiquetas de productos alimentarios muestran referencias asociadas.

Una vez estos minerales se disuelven en agua forman electrolitos que suelen encontrarse en la sangre, el sudor o la orina.

Cuando haces deporte tu cuerpo se ve sometido a un gran esfuerzo físico que te hace perder electrolitos, de ahí la importancia de conseguir una fuente externa de estos minerales que te garanticen cubrir funciones como las que te mostramos a continuación.

Funciones de los electrolitos en el cuerpo

Regulan los impulsos nerviosos.

Un impulso nervioso es una señal que se transmite a las células de tu cuerpo desde el cerebro. Esto hace que se generen cambios eléctricos dentro de las membranas. Por ejemplo con el movimiento de iones de sodio en las membranas de las células.

Ayudan a la contracción muscular

El calcio o el magnesio dejan que las células se desplacen a medida que el músculo entra en movimiento. El calcio puede influir en la contracción siendo la parte de la relajación la ejercida por el manganeso.

Te ayuda a hidratarte

El sodio es el responsable de mantener un correcto balance de agua en tu cuerpo mediante el proceso conocido como: ósmosis.

Este proceso se da cuando el agua que tiene electrolitos se mueve de zonas diluidas a zonas más concentradas.

De este modo se previene la deshidratación.

Existen bebidas de Electrolitos especialmente diseñadas para momentos de esfuerzo físico intenso que previenen la deshidratación y con las que te puedes asegurar que tu organismo tiene todos los minerales adecuados para mantener tu nivel de actividad.

Regulan el PH

El pH es la medida de acidez del cuerpo y los fluidos. Los electrolitos ayudan a equilibrar estos niveles y mantenerlos dentro de los parámetros normales que oscilan del 7.35 a 7.45 en sangre.

¿Qué ocurre si pierdo muchos electrolitos?

Cuando hay un desequilibrio de electrolitos dentro de tu cuerpo pueden aparecer síntomas como:

  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor de cabeza.
  • Desorientación o aturdimiento
  • Cansancio absoluto
  • Agitación o mal humor
  • Espasmos musculares.
  • Convulsiones.
  • En casos más  graves: Coma.

¿Qué puede causar su pérdida?

Pérdida de fluidos corporales por períodos prolongados con vómitos, diarrea, sudoración excesiva  o fiebre alta. 

También pueden ser causa de ello una dieta inadecuada o la falta de vitaminas suficientes para suplir tu nivel de actividad. 

¡Comparte si te ha gustado!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *