Cómo cepillarse correctamente los dientes

Los estudios demuestran que no sabemos cepillarnos correctamente los dientes. Como consecuencia, el número de pacientes con afecciones relacionadas con encías retraídas tiende a aumentar año tras año.

Las encías retraídas es un fenómeno irreversible que provoca que la capa de la encía que cubre el diente desaparezca, dejando al descubierto la raíz y provocando dolor o sensibilidad.

Una mala higiene bucal, el bruxismo o el cepillado agresivo son los principales causantes.

La única solución en este caso, consiste en colocar un injerto de tejido blando sobre la zona afectada, una operación sencilla pero que puede ser molesta.

Para evitarlo, una de las opciones más recomendadas es utilizar cepillos de dientes blandos, mantener el habito de higiene usando pasta, enjuagues e hilo dental y hacerlo correctamente.

¿Cómo debemos cepillarnos los dientes?

Para empezar, lo primero que debemos tener en cuenta es que debemos cepillarnos al menos 3 veces al día. Coger el hábito de hacerlo, garantiza que la placa bacteriana no se adhiera a los dientes y afecte a las encías.

Otro factor que perjudica a la salud dental suele ser el tiempo de cepillado. Las encuestas realizadas advierten que los españoles dedicamos una media de dos minutos en lavarnos los dientes, cuando lo más recomendable es hacerlo como mínimo durante 3 minutos.

Debemos localizar las zonas de difícil acceso y dedicar más tiempo a cepillar en profundidad. En caso de no ser suficiente con el cepillado, debemos utilizar hilo dental. Para proteger las encías, también es recomendable hacer enjuagues diarios.

Es un falso mito pensar que el uso continuado de enjuagues puede dañar las encías. La cuestión no es el abuso de enjuagues en sí, sino hacerlo con el producto adecuado para cada persona. Existen un amplio abanico de posibilidades, tantas como marcas.

Lo mejor es preguntar en tu farmacia habitual qué enjuague o cepillo dental es el más indicado para ti.

Debemos evitar cepillarnos de forma rápida o agresiva.

El cepillado debe hacerse sin apretar, haciendo movimientos suaves en círculos. Hacerlo mal es tan grave como no hacerlo; primero, porque no conseguirás eliminar al 100% la placa bacteriana, acumulando sarro. Y segundo porque puedes hacerte daño en las encías y provocar las temidas “encías retraídas” que mencionábamos al inicio.

Por último, recuerda acudir al dentista para hacer una revisión. Muchos de los males en dientes o encías se detectan de forma prematura con una revisión sencilla. Además, el especialista te mostrará cómo debes cepillarte los dientes y qué productos utilizar para conseguir una higiene bucal profunda.

¡Comparte si te ha gustado!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.