Los antibióticos y los probióticos

Si has tenido la mala suerte de coger una infección de garganta este otoño seguramente el médico te haya recetado junto con los antibióticos probióticos intestinales. Es muy frecuente que esto se haga de un tiempo a esta parte porque, por fin, los médicos están entendiendo lo importante que es cuidar la flora intestinal para una recuperación mucho más rápida y con menos efectos secundarios.

Ya no te recomiendan, como antes, beber bebidas isotónicas si hay diarrea porque hoy sabemos que son tan saludables como creíamos sino que te dan los probióticos para que la diarrea dure lo menos posible y el intestino se pueda recuperar rápidamente. Incluso, en muchos casos, al combinar los probióticos con los antibióticos, ni siquiera se producen estas molestias.

Probióticos como medida preventiva

Pero, ¿sabías que los probióticos pueden tener un efecto preventivo para muchos problemas de salud? Muchos de los virus que cogemos es porque nuestras defensas no están lo suficientemente fuertes y una de las causas de que esto sea así es que no reciben los suficientes nutrientes para mantenerse en la mejor forma.

El motivo de no recibir estos nutrientes está en una mala salud de la flora intestinal, que al no estar en forma no realiza su trabajo debidamente. Los motivos de esta debilidad de la flora pueden ser muy variados, desde el estrés hasta problemas de mala alimentación.

Si se consumen probióticos de manera preventiva durante todo el año o, al menos, durante las épocas en las que es más frecuente coger infecciones, como son los cambios de estación, nos aseguraremos de que la flora está bien y de que las defensas reciben todo lo que necesitan para estar fuertes. Por supuesto, sumando a los probióticos una alimentación cuidada y saludable.

Especialmente recomendados para personas con problemas de intolerancias

Los probióticos están especialmente recomendados en personas que tienen problemas de intolerancias y alergias como por ejemplo los que sufren intolerancia a la lactosa. De esta forma, aunque accidentalmente tomen un alimento que no deberían de tomar, su flora estará fuerte y no se verá tan resentida. Esto no implica que no vayan a sufrir efectos si toman lactosa.

También se recomiendan a los celíacos, especialmente cuando hace poco tiempo que han sido diagnosticados y todavía están recuperándose de haber estado llevando a cabo una dieta con gluten. Así, el intestino se curará más rápido y estará mucho más saludable y fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *