Aprende los tipos de intolerancias alimenticias que existen.

Las intolerancias alimenticias parecen algo muy nuevo, pero convivimos con ellas desde siempre, aunque desconocíamos su existencia. Ahora, se está avanzando mucho en este terreno y todavía queda mucho por descubrir y por estudiar. No se descarta que con el tiempo y los avances en este terreno se acaben descubriendo nuevas intolerancias. Hoy por hoy, existen muchos tipos de intolerancias alimentarias, por eso te mostramos, las que están registradas como tal.

Intolerancia a la lactosa

Los intolerantes a la lactosa no toleran la lactosa, que es un azúcar naturalmente presente en la leche. Y no lo hacen porque carecen de la cantidad suficiente de lactosa, que es una enzima digestiva que está en el intestino. Un intolerante puede no producir lactosa en absoluto o producirla en menor cantidad de lo normal y por eso hay distintos grados de intolerancia.

El intolerante que consume lactosa suele sufrir cólicos de barriga y diarreas de manera bastante inmediata, aunque algunos no tienen síntomas hasta varias horas después de la ingesta, lo que hace más complicado asociar el problema a la lactosa.

Intolerancia al gluten

Hay mucha confusión en cuanto a los términos. Para algunos, intolerancia al gluten es lo mismo que celiaquía, es decir, una respuesta autoinmune al gluten. Es un problema grave ya que quienes lo padecen pueden sufrir muchos problemas de salud hasta que son diagnosticados y dejan de consumir gluten por completo.

Para otros, celiaquía sería una cosa y la intolerancia otra mucho más suave, relacionándola más bien con lo que algunos llaman sensibilidad al gluten. Los síntomas en este caso serían reacciones muy parecidas a las alérgicas ya que el paciente sufre de reacciones en la piel, molestias gástricas, diarreas o estreñimiento y molestias en las extremidades.

Otros estudiosos diferencian incluso cuatro tipos de problemas con el gluten: celiaquía, intolerancia, alergia y sensibilidad. Esto nos hace ver cuánto hay por avanzar en este terreno todavía.

¿Intolerancia a la fructosa?

Hemos querido meter esta última intolerancia entre interrogantes porque todavía no está aceptada por todos los médicos como tal, aunque cada vez más voces se alzan para defender que existe como tal. Se trata de la intolerancia a un tipo de azúcar naturalmente presente en las frutas, la fructosa. Al igual que ocurre con la lactosa, este azúcar no sería bien digerido por las personas con intolerancia y por eso presentarían molestias gástricas, especialmente hinchazón y muchos gases al comer fruta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *