Archivo de la categoría ‘Cuidado de las Plantas’

El cuidado de las plantas en primavera y verano es especialmente delicado por la subida de temperaturas, el aumento de las horas de sol y el crecimiento esplendoroso y el florecimiento que las plantas experimentarán en estas fechas. Para que tus plantas crezcan vigorosas y fuertes y florezcan con toda la riqueza posible, te recomendamos que tengas en cuenta los siguientes consejos, que contribuirán de forma natural a su desarrollo saludable.

En primer lugar, riega con frecuencia. Aunque cada variedad necesitará de un regado más o menos intensivo, todas las plantas necesitan más agua con la subida de temperaturas, ya que ésta se evaporará con mayor rapidez y, a su vez, el incremento de horas solares hará que requieran más nutrientes y agua para mantenerse activas.

tomato-308855_640

Ten cuidado con los insectos y las plagas que pueden dañar a las plantas. Del mismo modo que la primavera es el momento de auge de los vegetales, los insectos y plagas refuerzan su actividad en estas fechas, algo que puede acabar dañando a tus ejemplares si no actúas a tiempo. En estos momentos, pueden proliferar las plagas de las plantas, así como los hongos de las plantas. Para evitar que afecten a tu jardín, huerto o macetas, puedes recurrir a los tratamientos naturales para plantas, como los productos homeopáticos, que contribuyen a su desarrollo sin elementos artificiales y respetando su actividad natural. La homeopatía para plantas, además, es totalmente inocua para humanos y animales, algo que es especialmente recomendable para las plantaciones de frutas, hortalizas o hierbas aromáticas.

Existen distintos tipos de tratamientos homeopáticos para prevenir hongos y plagas, como el insecticida homeopático. También se han desarrollado compuestos específicos para tratar especies concretas, por ejemplo el tratamiento homeopático rosas, que permitirá que estas flores tan apreciadas por todos crezcan fuertes y sanas.

También es importante que, para que tus plantas crezcan fuertes y sanas, la tierra sobre la que crecen disponga de todos los nutrientes que necesitan. Para lograrlo, puedes utilizar un abono natural para plantas o comprar compost. Este tipo de productos aportan al suelo nutrientes esenciales, principalmente minerales, como el hierro, cobre, boro o manganeso. Aplica este tratamiento cada dos semanas mientras las plantas se encuentren en su periodo de crecimiento y floración para conseguir un saludable crecimiento y flores más sanas, coloridas y esplendorosas.