Qué son las últimas voluntades y para qué sirven

El fallecimiento de una persona abre toda una serie de procesos enfocados a satisfacer las últimas voluntades del difunto. Entre ellos, existe un proceso hereditario que obliga a solicitar el certificado de últimas voluntades.

Un error muy común es creer que este certificado nos va a proporcionar toda la información acerca de la voluntad del fallecido, de los bienes que tenía en vida y su ubicación.

A continuación veremos qué son las últimas voluntades, qué es un certificado de últimas voluntades, en qué se diferencia con un testamento, y cómo se solicita.

¿Qué son las últimas voluntades?

Definir qué son las últimas voluntades obliga a referirnos al conjunto de disposiciones que una persona expresa sobre cómo proceder con sus bienes, derechos y obligaciones para cuando ocurra su fallecimiento.

Ya se puede intuir, pues, que pueden hacer referencia a cuestiones bien dispares: desde la distribución de sus bienes entre sus herederos,hasta ordenar el tipo de educación que se quiere dar a los hijos.Incluso puede hacer referencia al nombramiento de un tutor para que administre sus bienes hasta la mayoría de edad.

La única condición para que sean válidas y obliguen a los herederos a acatarlas es que no sean contrarias a la Ley.

Entre las últimas voluntades más habituales destacan la donación de órganos, la donación del cuerpo a la ciencia, la donación de bienes a obras de caridad o beneficencia, la donación del patrimonio a parientes cercanos o la elección de un tipo concreto de sepelio.

La característica fundamental de estas disposiciones es su carácter obligatorio para los herederos.

De tal forma que los meros consejos o los ruegos expresados por el difunto, no pueden ser considerados, en puridad, como últimas voluntades, puesto que de ellos no se derivan acciones que puedan ejercitarse ante los tribunales (a nadie se le puede obligar a seguir un consejo).

El certificado de últimas voluntades

Este es uno de los aspectos que quizá más induzcan a error ya que muchas veces se confunde el concepto de “últimas voluntades” con el certificado que lleva el mismo nombre.

Este último no es más que es un documento que simplemente informa sobre si determinada persona otorgó o no testamento y, en su caso, ante qué Notario.

NO es, por tanto, un documento que proporcione información acerca delos deseos o la voluntad del testador ni una relación de bienes que tenía en vida.

Estamos ante un documento de carácter público, es decir, lo puede solicitar cualquier persona sin necesidad de acreditar ningún interés directo o indirecto.

Sin embargo, del testamento, en el que se contienen las últimas voluntades, solamente se entregará una copia a los herederos o a quién acredite tener un interés legítimo en el mismo.

¿Cómo solicitar el certificado de últimas voluntades?

La solicitud del certificado de últimas voluntades se presenta ante el Registro de Actos de Última Voluntad, dependiente del Ministerio de Justicia, a la que habrá que adjuntar el certificado de fallecimiento.

Se puede solicitar bien de forma presencial (lo que exige desplazarse hasta el Registro), por correo postal o por Internet.

Alternativas al proceso de establecimiento de últimas voluntades ordinario

Pero con la irrupción de las nuevas tecnologías, existen alternativas al proceso ordinario de ordenación de las últimas voluntades de una persona.

El mundo digital cada vez está más presente, y hace que tanto la manera tradicional de hacer testamento, como la forma y contenido de nuestras últimas voluntades se haya quedado obsoleta.

Con el servicio de últimas voluntades que ofrece Mi Legado Digital,podrás establecer tus deseos acerca de cómo quieras que sea tu despedida, además de otros aspectos que no tienen por qué estar incluidos en tu testamento.

Desde cómo quieres anunciar o dar tu último adiós, hasta los términos para revelar tu testamento, o diferentes autorizaciones de acceso a los dispositivos, redes y servicio en que se encuentran tus datos e información de tu vida e identidad digital.

Establecer tus últimas voluntades reales, y no sólo las legales, nunca fue tan fácil, cómodo y rápido.

Además, el servicio te permitirá la flexibilidad de actualizarlas y modificarlas cuando quieras, sin engorrosas reuniones con abogados,notarios, o gestiones con la administración.

En resumidas cuentas, debes saber que:

  • Las últimas voluntades son las disposiciones que el testador expone en su testamento en relación a cómo quiere que sus bienes y derechos se ordenen cuando muera.
  • El certificado de últimas voluntades es un documento expedido por el Ministerio de Justicia que nos dice si determinada persona fallecida otorgó testamento y, en su caso, ante que Notario.
  • Si los herederos, una vez conozcan el contenido del testamento, y por tanto, las últimas voluntades expuestas en él por el fallecido, aceptan la herencia, automáticamente quedan obligados a cumplirlas tal cual están expresadas.
  • A día de hoy, conviene complementar todo el proceso legal con un servicio adicional que permita establecer, además de todo lo anterior, cuáles son tus últimas voluntades reales, y qué hacer con tu legado digital una vez tú ya no estés.

Así que, por todo ello, la opción presentada por Mi Legado Digital, es la más factible. Y que recomendamos fehacientemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *