Los geranios son una de las plantas con flores más habituales en balcones y terrazas de cualquier casa. Sus colores vivos y la facilidad con la que crecen los ha convertido en los reyes de todos los barrios.

Una práctica muy habitual cuando vamos a casa de alguien y alabamos sus plantas es que nos ofrezca algún esqueje. Se trata de cortar una pequeña rama de la planta para que la llevemos a casa, la metamos en agua y consigamos que broten raíces.

Hacer esquejes tiene sus trucos, ya que no vale cualquier rama ni cortada de cualquier manera. Si quieres saber cómo hacerlos en revistafamily.com tienes una guía de cómo hacer esquejes

¿Qué hago con el esqueje una vez en casa?

Aquí podríamos decir que cada maestrillo tiene su librillo. En principio, el geranio es una planta que no quiere mucha agua y que no se recomienda que se ponga en agua para que broten raíces ya que se pudre con facilidad. No obstante, hay muchas personas que lo hacen así con éxito.

Otros, dicen que lo mejor es ponerlo en compost con un buen sustrato. Nada de hormonas de enraizamiento porque en los geranios son contraproducentes. Tardarán entre una semana y un mes en echar raíces. Pero este método tiene un problema y es que no puedes ver si el esqueje se está pudriendo por la parte enterrada debido a un exceso de agua.

Incluso hay quien afirma que lo pone en miel porque esta sustancia ayuda a que la planta crezca de forma garantizada, pero no es un método demasiado común ni que tenga muchos seguidores entre los aficionados a la planta.

Por último, hay quienes dicen que cogen el esqueje, lo cortan y le aplastan el tallo enterrándolo directamente en la tierra de una maceta. Y, sin más, al cabo de quince días aproximadamente, la planta comienza a crecer sin más ayuda.

Tú decides qué hacer

Dado que esta planta es muy fuerte, es común que salga adelante por métodos distintos. Pero, en cualquier caso, tu experiencia te dirá qué método te ofrece mayores garantías de éxito. Una vez que tengas tus propias plantas ya crecidas y fuertes puedes probar los distintos métodos para obtener nuevos esquejes que salgan adelante y que puedas, a tu vez, dar a otras personas.

Una tradición, la de regalar esquejes, que debería de perpetuarse en todos los barrios para poder seguir viendo esos balcones llenos de flores que tan bonitos y agradables resultan.

Deja un comentario