Los complementos alimenticios, como los complementos alimenticios DRKU, no son medicamentos ya que no están destinados a curar enfermedades. Son un complemento a una alimentación sana y equilibrada que contribuye a evitar que las enfermedades aparezcan debido a una carencia de vitaminas, minerales u otros compuestos. También pueden ayudar a mejorar problemas de salud, pero no tienen una función terapéutica.

Por ejemplo, en épocas en las que estamos haciendo una dieta baja en calorías y grasas como suele ocurrir en la primavera para perder los kilos ganados durante el invierno y poder lucir mejor la ropa de baño. Al reducir la cantidad de comida quizás, sin darnos cuenta, estamos también reduciendo nutrientes y algunas vitaminas.

Esto podría causar una caída de las defensas y hacernos más proclives a las pequeñas enfermedades típicas de la estación, como los resfriados. También puede causar un mayor cansancio físico. Para prevenirlo, lo mejor es acompañar la dieta de un complejo vitamínico que refuerce el organismo.

Lo mismo ocurre en niños, ya que al crecer rápidamente es posible que no sean suficientes las vitaminas que se les dan con los alimentos, siendo necesario un complejo vitamínico que complete la dieta. Normalmente, el cuerpo elimina por su cuenta las vitaminas que sobran, por lo que tomar vitaminas no suele tener ningún efecto secundario.

Los probióticos y los prebióticos son también complementos alimenticios destinados a equilibrar la flora intestinal. Cuando se producen desequilibrios en esta flora es habitual que puedan aparecer enfermedades debidas a trastornos gástricos o a carencias nutricionales debidas a una mala absorción de los nutrientes por parte del intestino. Cuidar la flora intestinal ayuda a prevenir estos problemas y la aparición de otros más graves como inflamaciones en el intestino.

Los preparados alimenticios a menudo se realizan a base de plantas. Cápsulas con plantas naturales o preparados concentrados a base de las mismas para tratar pequeños problemas como gases, estreñimiento o falta de sueño se utilizan de manera habitual por parte de casi todo el mundo como una alternativa a la medicación tradicional, que es siempre más agresiva.

También ayudan en las dietas contribuyendo a reducir el apetito de una forma totalmente natural. Por ejemplo, mediante cápsulas de glucomanano de konjac. Esto se extrae de la raíz de una planta y es un potente absorbente del agua. Al tomarlo junto con uno o dos vasos de líquido se crea una especie de capa gelatinosa en el estómago que hace que se sienta sensación de saciedad y no se necesite ingerir alimento.

Deja un comentario