Tener plantas en casa puede ser muy beneficioso por muchas razones. Además de aquellas que podemos consumir, ya sean frutas, verduras, hortalizas o aromáticas, todas las plantas aportan un toque de vitalidad a nuestro hogar, gracias a su color, su aroma y su porte. Aprender a cuidarlas y verlas crecer puede ser muy satisfactorio y relajante.

Pero en algunos momentos, podemos sentirnos frustrados al ver que su salud se resiente, especialmente si no sabemos cuál es la causa de su decaimiento. Es por ello que la mejor medida que podemos tomar de cara al cuidado de nuestras plantas es llevar a cabo un tratamiento preventivo.

Las plantas requieren de varios aspectos esenciales para su crecimiento: tierra, agua y luz. Por una parte, debemos tener en cuenta que la tierra sea la adecuada para cada planta y que contenga los nutrientes esenciales que la planta requiere y absorberá a través de las raíces. Por otra, debemos conocer qué frecuencia de riego es la más adecuada y aportarle el agua que necesite para desarrollarse con normalidad, evitando que se seque o se ahogue. Por último, dependiendo de la especie, deberemos determinar qué ubicación será la más adecuada para cada planta, teniendo en cuenta cuánta cantidad de luz recibirá y de qué forma.

fertilizantes naturales

Partiendo de este punto, podemos plantearnos emplear un tratamiento preventivo, que fomente el crecimiento saludable de las plantas. Uno de los tratamientos más recomendables es el homeopático, ya que los productos de este tipo son totalmente naturales, respetan el desarrollo natural de las plantas y son totalmente inocuos para las personas y los animales. Este tipo de tratamientos pueden enriquecer la tierra, así como lo hacen los distintos tipos de abono para planta, tales como los fertilizantes naturales, para lo que podemos fabricar o comprar compost.

También podemos utilizar productos para la prevención de las plagas de las plantas, que mantendrán alejados a los insectos y evitarán la proliferación de hongos que puedan dañar su salud. Este tipo de tratamiento con productos naturales se puede llevar a cabo en cualquier entorno, tanto en las plantas que tenemos dentro del hogar como para las plantas de exterior, los huertos o el mantenimiento de jardines.

La clave para tener unas plantas saludables es partir de la información sobre cada ejemplar y cuidarlas con paciencia y mimo, controlando su evolución y determinando cuáles son sus necesidades en cada momento.

Deja un comentario